sábado, 20 de octubre de 2012

La Madremonte

A partir de hoy se inaugura en este blog una serie de publicaciones sobre las creencias populares, mitos y leyendas de nuestro municipio. En esta primera oportunidad publicamos la historia de La Madremonte y de la Madriagua o Madre de Agua, dos seres sobrenaturales antropomorfos femeninos que se presentan como defensores de la naturaleza y en algunos casos y en otros como terribles criaturas del mal. El primer relato está basado en la desaparición del hijo del Señor Clímaco Ríos rico comerciante de la población y el segundo de un campesino que logró ver a la Madre de Agua. Espero que disfruten de esta primera entrega.




LA MADREMONTE

"Fue un señor que tenía unos aserradores; el señor se llamaba Clímaco Ríos y entonces él se fue con el niño mayor a darle vuelta a los aserradores. Como era tan lejos, eso era en Playa Chica, entonces soltó el caballo pero dejó al niño cuidando el avío. Cuando regresó no encontró al niño. Entonces se fue todo confundido y le dijo a la abuelita que el niño se había perdido, y todos se pusieron a buscarlo y nada. Vino aquí (al pueblo) donde su Señora que se llamaba Raquel, y por no preocuparla, le dijo que el niño se había quedado con el abuelito. Luego se volvió a ir. Como no lo encontraron, al otro día se llevó a la policía, al alcalde; y como era un señor de tanta plata, se fueron con mucha gente del pueblo a buscarlo.

Cuando de pronto lo vieron pasa por entre unas guaduas. El pelao corrió como si fuera por un camino, hasta que un señor se le tiró y lo cogió; él mordía y echaba uña a todo lo que él agarraba, lo tuvieron que amordazar, y lo trajeron hasta tumba cuatro para que se calmara. Ya lo pusieron en manos del médico, entonces el pelao contaba que era la mamá y la sirvienta le habían envuelto el escapulario en boñiga, y en realidad en el bolsillo de la camina tenía el escapulario envuelto en boniga. Él pelao contó que cuando el papá lo dejó solo, fue la mamá que vino por él y en realidad era La Madremonte que se había convertido en ella pa´quitarle el escapulario y quien sabe que hacer con él.

Ya el muchacho dijo lo que le había pasado y la gente dizque veían por el Alto de la Rusia, la veían peinándose en una piedra, ella era rubia, era La Madremonte, ese animal se come a los niños.   

LA MADRE DE AGUA

"Me dijo Emilio Atehortua, un día cualesquiera:

- Yo te muestro la Madriagua; ella baja a eso de las once o doce del día y sube de dos a tres de la tarde. No se sabe si anda de noche para abajo o para arriba.

Entonces me quedé. Como a las once y treinta del día, cuando en esas y otras le dije:

-Mira donde viene la Madriagua-

-Y la vio de espaldas, una cabellera rubia, blanca y sin vestido, las piernas se le veían blancas vestida hasta las caderas con su cabello.

-Quieres verla subir? me dijo Emilio.

Y me quedé ahí hasta las tres y volvió a subir; yo quería mirarle el rostro, pero ella a nadie le daba el rostro, se sienta y se esconde su cara. Ella subía y bajaba todos los día.

Dicen que la Madriagua se creó, porque la mamá la regaño porque se había ido a bañarse sin permiso y se convirtió en un criatura perdida en el bosque".

4 comentarios:

  1. Hola amigo. te escribo en relacion al uso de imagen de fabulas.info el cual utilizas en esta entrada.
    seria muy gratificante que valoraras nuestro trabajo colocando el link perteneciente http://fabulas.info/la-madre-de-agua.html

    un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos,

      Les daré los créditos

      Gracias por comentar.

      Eliminar